miércoles, 23 de junio de 2010

El hombre del siglo XX


"El otro Einstein
"

No es que yo sea muy entendida en teatro, ni la verdad es que haya visto un porrón de obras en estos últimos años como para que mi opinión sea relevante, sin embargo, lo que tienen las artes es que, excepto los puristas que son pocos, la mayoría somos espectadores de a pie, con una pizca o puñados de sensibilidad en nuestros diminutos cuerpos.

Tenemos la potestad, el derecho y la casi “obligación” de compartir aquellas cosas que nos emocionan, aquellas cosas que nos rebelan secretos de la vida que añaden poco o mucho valor a nuestro devenir.

La figura de Einstein no es que me llamara la atención, igual hubiera debido porque es alguien que conocemos desde siempre, pero claro… también dios esta presente desde nuestro nacimiento, y el mundo esta lleno de ateos.

He aquí algunas sencillas reflexiones nada formales que me apetece apuntar

1º.- Viendo a gente tan buena encima del escenario jamás intentaré, ni haré el amago de escenificar…. (Esto hay que leerlo en plan Scarlett O'Hara). O se tiene el don (Verónica Merchant, Claudia Lobo y Dora Cordero) o no se tiene. Punto/Pelota

2º.- La vida de las personas no siempre es lo que parece, ni lo que nos cuentan los libros o cualquier medio de comunicación, por muy prestigioso que éste sea. Infórmate y contrasta.
No nos dejemos seducir por vidas sublimes, llenas de éxito. Tengamos más personalidad y valoremos nuestros propios logros, respetando y si llega el caso, admirando sin veneración los éxitos y descubrimientos de nuestros vecinos.

3º.- El ser humano es tridimensional, se nos puede estudiar, analizar, juzgar desde múltiples lados. Y es que los humanoides somos una masa compleja que a veces es compacta, firme y estable, otras se alinea hacia un lado, en ocasiones hacia el otro, y misteriosamente se atomiza, de ahí que las vistas a veces no coincidan y nos multipliquemos a ojos del resto.

4º.- La mujer ama al hombre por encima de muchas cosas, ama las mentes brillantes y le embarga un deseo de contribuir a su desarrollo. La mujer es fantástica.

5º.- Las mujeres no quieren entender a las otras mujeres, no nos engañemos… Somos pura pasión, pura convicción. Nos faltan puntos de encuentro porque la mayoría de ellas “se encuentran” en el hombre y claro el “epicentro” se mueve y con ellos todo lo que orbita a su alrededor….Busquemos otro centro…

6º.- El mundo es puro teatro pero cuando éste es sabroso, entonces merece la pena subirse al escenario...

7º.- Os dejo este último punto por si os apetece aportar algún comentario, en caso de asomaros por el teatro Lara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada