jueves, 20 de mayo de 2010

Empoderamiento... porque Tú lo vales...


En esta ocasion Fundacion Telefonica nos abre el diccionario por la letra “e” para mostrarnos el espacio aun vacio que corresponderá a la palabra: “Empoderamiento”

Aunque es una palabra ya utilizada por un gran número de personas, yo era la primera vez que la escuchaba y tan pronto he sabido su significado, la he integrado de inmediato en mi vocabulario. Simplemente me encanta!

Escuchar al profesor indio Sugata Mitra, que puso en marcha el proyecto “Hole in the Wall” (Un agujero en el muro) a Yolanda Rueda e Ignacio Martín Maruri ha sido un gusto desde el punto de vista empírico, estructural y conceptual.

Os dejo algunas reflexiones sobre la charla y subrayo los artículos de Gaurav Mishra, Daniel Domínguez, Oscar Espiritusanto y David Andrés Rojas que forman parte del libro ”Innovación para el empoderamiento ciudadano a través de las TIC" que considero merecen ser destacados.

Sugata Mitra, con su proyecto/experimento “Hole in the Wall” (HIW) quiso probar que los niños aprenderian de las computadoras con gran facilidad sin ningún entrenamiento formal. Lo denominó “Minimally Invasive Education” (MIE) o Educación Mínimamente Invasiva. Uno de los experimentos más interesantes que se han hecho sobre el uso espontáneo de Internet y del PC.

Con este experimento sobresaliente, un grupo de 300 chicos fueron capaces en 3 meses de manejar un ordenador e Internet sin ayuda de ningún tutor. Actividades básicas como navegar, pintar, video, juegos y un largo etc, rápidamente formaron parte de sus vidas a traves de un PC.

Nos da algunos detalles divertidos sobre este trabajo de campo, como por ejemplo que la confusión inicial fue dejando sitio al orden gracias a las feminas que adquirieron el rol de administradoras y gestoras del tiempo (toda una labor de RRHH…) o que los más pequeños, con sus instintos puros eran los que mas rápido aprendían por propia intuición. Todos fueron encajando en sus diferentes papeles.

Estos y otros datos, le hacen llegar a la conclusión de que Internet debe estar en lugares públicos e incluso en las casas, no solo en centros y escuelas.

Desde luego constataron que la introducción de ordenadores en sus vidas mejoraba la atención en clase, la pronunciación en idiomas (language as a tool), el algebra, reducía pequeños actos vandálicos y modificaba valores sociales.

El experimento se fue complicando al introducir materias que a bote pronto nos pueden parecer complicadas, como aprender biotecnología pero volvieron a probar, que con unos recursos digitales apropiados, las consecuencias no se hacen esperar: mejoran sus objetivos educacionales.

La motivación, el ansia de superación y las ganas de aprender se pueden provocar en el alumno independientemente de la sociedad y clase a la que pertenezcan, siempre y cuando el profesor perfile su estrategia con ayuda de las herramientas que las IT han dejado en sus manos.

Desde luego el futuro del aprendizaje se perfila muy digital; cierto ambiente de organización independiente, donde el tutor juega un papel fundamental, las tecnologías adquieren protagonismo y el alumno, toma el poder de su propio aprendizaje.

Yolanda Rueda, gran apasionada de la Tecnología para la Acción Social y el empoderamiento ciudadano impulsa proyectos en la línea como www.empodera.org o www.e-stas.org, evento de referencia internacional sobre tecnología para la innovación social, entre otros.

Ella apuesta por la tecnología como instrumento para eliminar brechas sociales ayudando a muchas sociedades. “Con el experimento del profesor Sumatra, ahora sabemos que la tecnología aumenta la capacidad de las personas dentro de su entorno, sea cual sea su status y el rol que representen”. "La tecnología afecta psicológicamente y didácticamente, mejora las relaciones sociales incluso la propia autoestima". Es un transformador social.

Obviamente, hay diferencias entre sociedades avanzadas y aquellas sociedades con carencias sociales y educacionales, pero desde luego, la analogía entre estas sociedades cuando el factor tecnológico irrumpe en ellas, queda patente. La tecnología no solo es importante a nivel personal como a nivel de comunidad.

Empoderar es un proceso continuo, en el momento que se interrumpe pierde todo su valor, es conveniente por ello que una vez puesto en marcha, tenga un desarrollo constante.

Todo se traduce en apostar por la responsabilidad individual, porque al responsabilizarnos nos convertimos en auténticos agentes de cambio social. De eso se trata el Empoderamiento; de tomar nosotros las riendas de nuestras vidas provocando una gran innovación social que afecta a la sociedad de la que formamos parte.

Ignacio Martín Marur
i, Socio Fundador de Adaptive S.L., miembro de Think Creative Biznets y Consultor del Centro de Liderazgo y Gestión de Colombia, además de colaborador en universidades de España y Colombia, enlaza mí recién aprendida palabra con otra que también escasea en España: El Liderazgo.

Ignacio nos lleva al concepto, a la teoría y al análisis. Desde luego su exposición rápida y brillante me recuerda a los pintores impresionistas que con apenas dos trazos son capaces de representar y hacernos vivir otra época. En este caso, una época muy deseada donde los individuos se sientan dueños de su destino y de verdad formen parte de esa polis ideal, máximo exponente de la sociedad griega.

El discurso de Ignacio versa sobre la dependencia y la libertad: "Ante problemas nuevos las personas esperan a un líder que marque las pautas". Esto es peligroso por la dependencia que genera convirtiéndonos en individuos pasivos, en meros observadores.

Ante problemas pasados siempre hay soluciones previstas, son las personas expertas (autoridades que elegimos) las que dirigen los procesos. Es por esto que las empresas , ante nuevos desafíos, repiten soluciones antiguas, un recurso fácil pero nada innovador, y desde luego no asegura ni eficiencia ni mejora.

El grupo debe desarrollar un proceso para que la responsabilidad sea colectiva y se generen nuevas soluciones. Cuando esto ocurre, las personas se vuelven creativas, innovadoras y aceptan esa responsabilidad.

Como observamos, no es un problema de tecnología sino de actitud (sobre todo de las autoridades).

Empoderar a una sociedad es romper con la jerarquía clásica, no es dar la responsabilidad al grupo (apoderar) sino permitir que el grupo la asuma.

En España existen limitaciones y debemos empezar a cuestionarnos ciertas premisas culturales y tradicionales que hasta ahora han existido, cambios de mentalidad que piden a gritos ser asumidos acorde a las nuevas situaciones que vivimos. La solución pasa por ejercer un empoderamiento en liderazgo y desde luego, la reconcepción del profesor en aula se hace vital (generar nuevos procesos para que al alumno aprenda): Conocimiento + Aprendizaje

"El Empoderamiento de la ciudadanía, implica otorgar a los ciudadanos las competencias y la confianza, en si mismos y en el entorno en que se desenvuelven, para tomar las riendas de su propia vida, para protagonizar su propia historia" Francisco Pizarro.

La necesidad de una ciudadanía empoderada que sirva de motor para la innovación y la acción social como apunta Ignacio Marti se hace vital en el SXXI si queremos que los individuos, las sociedades, las ciudades y los paises crezcan de manera inteligente.

Puedes acceder al evento en diferido a traves de este link.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada